Blogia
barbastroporlavida

Miedo, angustia, tristeza, dudas, confusión, desesperación e inseguridad. Éstos son algunos de los sentimientos que se apoderan de una mujer adolescente, parada o soltera cuando recibe la noticia de que está embarazada. Y es que la maternidad es una experiencia gratificante que muchas mujeres asumen felices, pero cuando se trata de un embarazo imprevisto o en el que las circunstancias no acompañan, la noticia puede no ser bien recibida. ¿Le podré dar todo lo que necesite?, ¿podré hacerme cargo sola?, son sólo algunas de las preguntas que se cuestionan las madres en un primer momento. Y en esta situación dudosa e insegura, una de las soluciones suele ser el aborto.

Precisamente, con el objetivo de ofrecer a las madres el apoyo y la compañía que necesitan en momentos complicados y situaciones difíciles, nace en 2009 la Asociación RedMadre. Un proyecto formado por personas voluntarias, que colaboran desinteresadamente con el único fin de ofrecer alternativas a las futuras madres para llevar a término su embarazo y demostrarles que hay vida más allá del aborto.

Con sólo una llamada al 689 67 26 72 la respuesta es inmediata las 24 horas del día. Una voz de aliento contesta para dar respuesta a todas las necesidades y dudas que invaden a la madre. Así lo explica Jennifer Orradre, una madre adolescente de 19 años que se dirigió a la asociación hace unos meses, después de dar a luz y cuando su hija tenía dos meses. Ella contaba con el apoyo y la ayuda de familiares y amigos, pero carecía de los recursos suficientes para atender todas las necesidades de su hija. Desde ese momento, RedMadre le facilita pañales, comida y un seguimiento continúo de su situación, “siempre están ahí, ofreciendo todo el apoyo y dispuestas a ayudar”, manifiesta Jennifer. De momento, esta joven zaragozana busca empleo y está dispuesta a ofrecer parte de su tiempo libre para ayudar a otras chicas que lo puedan necesitar. Emocionada y agradecida se siente en “deuda” con RedMadre por todo lo que le han aportado y lo único que quiere es ayudar como le han ayudado a ella.

El perfil de las personas que son atendidas es muy variado, desde niñas de 15 años hasta mujeres de 40 Foto: Susana Lahuerta
El perfil de las personas que son atendidas es muy variado, desde niñas de 15 años hasta mujeres de 40 Foto: Susana Lahuerta

En el otro lado y llevando las riendas de la asociación están las más de 40 personas, hombres y mujeres, como Rebeca Romero, Juana Tarragona o Marta Morer, la impulsora de esta iniciativa en la capital aragonesa. El perfil de todas ellas es muy variado, pero tienen factores en común: buen corazón y ganas de ayudar. Y las tres coinciden en que ser voluntarias es una experiencia muy gratificante que les ha ayudado a crecer interiormente como personas.

Cuando Marta Morer dio los primeros pasos en la creación de RedMadre no imaginaba que atenderían a tantas personas. Recuerda con la misma ilusión que el primer día cuando un grupo de matrimonios de Madrid les explicó, a ella y a su marido, los objetivos de esta iniciativa. Marta no lo dudó ni un solo momento y aceptó el reto de abrir la delegación de Zaragoza “sin saber cómo iba a evolucionar”, destaca. Ahora, echa la vista atrás y hace balance de los primeros años de andadura recordando a las más de 80 personas que atendidas.

Juana Tarragona se unió a RedMadre hace año y medio, descubrió la asociación a través de internet. Mira al futuro con ganas de hacer muchas cosas, entre sus propuestas está la iniciativa “Rescatadores”, que consiste en acudir a las clínicas de aborto para hablar con las madres y mostrarles otras alternativas. En el caso de Rebeca Romero tan sólo lleva un par de meses en la asociación y ofrece su tiempo libre y apoyo, por ejemplo, para acompañar a la persona embarazada al médico. Cuenta con su experiencia como madre soltera y aporta la fuerza y energía suficiente para demostrar que “se puede salir adelante y es una experiencia maravillosa”, explica.

Además, en RedMadre colabora un equipo de expertos entre los que se encuentran psicólogos, ginecólogos y psiquiatras que ofrecen la ayuda complementaria, por ejemplo, en el caso de aquellas personas que padecen el síndrome postaborto. Y es que el equipo de expertos y voluntarios debe estar bien formado porque encuentran casos muy dispares, desde niñas de 15 años hasta mujeres de 40. La mayoría de ellas están solas, atraviesan una situación complicada y tienen el deseo de llevar a término su embarazo.

Desde la asociación ofrecen ayuda y apoyo Foto: Susana Lahuerta
Desde la asociación ofrecen ayuda y apoyo Foto: Susana Lahuerta

Desde compañía, pasando por ropa y material, asistencia médica o trámites legales hasta comida es lo que ofrecen en RedMadre, que también trabaja con otras asociaciones como la Casa Cuna de Zaragoza o El Refugio con la gota de leche.

Además de seguir creciendo y ayudar cada día a más personas, entre los retos de RedMadre Zaragoza está abrir un punto de atención en Huesca y Teruel. También tienen previsto realizar distintas acciones que sirven para dar a conocer la asociación al mismo tiempo que para recaudar fondos. Entre ellas, mesas informativas y divulgativas, exposiciones fotográficas, obras de teatro o talleres. Todo con el objetivo de ayudar y acercarse a las personas que les puedan necesitar.

Extraido de www.aragondigital.es

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres