Blogia
barbastroporlavida

Una de cada tres clínicas abortistas engaña al Ministerio de Sanidad y a Hacienda.

Ahora que el aborto se pagará con dinero de los contribuyentes, cabría esperar que las cuentas de los abortistas estén en regla. La última lista de entidades que declaran abortos al Ministerio de Sanidad (2009) prueba lo contrario. De 65 clínicas, 22, o sea el 34%, tienen severas irregularidades. Para empezar, siete usan nombres falsos.

La falsedad más grave es la de adjudicar abortos a la clínica Ginex, que es provida, según explicó a LA GACETA su responsable, el doctor Francisco Salamero-Prat: “Tanto el centro Ginex-Instituto Salamero como Clínica Corachan son objetores de conciencia y nunca han practicado interrupciones de embarazo”.

Algo semejante sucede en Pontevedra, donde alguien registra abortos a nombre de una Clínica Climent que no existe. Ello da pie a confusión, ya que en Vigo hay un médico llamado Antonio Climent que trabaja en un hospital, Povisa, que declaró a LA GACETA que no hace abortos. Todo apunta a que ese nombre falso fue aportado por Elías García Climent, que representa en Galicia a ACAI (la Asociación de Clínicas Abortistas).

Otra supuesta clínica que aparece en la lista del Ministerio de Sanidad pero no está en el Registro Mercantil es el consultorio ginecológico Clínica Cire (Ciudad Real): en su publicidad se puede ver que allí trabaja el Dr. Sergio Muñoz, de la clínica abortista madrileña El Bosque.

Otra clínica que miente en el nombre que presenta es Policlínica Litoral, que inscribe sus abortos en Granada bajo el nombre de Clínica Ginecológica, sin más.

En San Sebastián, se declaran abortos a nombre de una inexistente Clínica Donosti, que en el Registro Mercantil se llama Askabide Klinika, y no presenta balances. En La Coruña se apuntan abortos a nombre de la inexistente Clínica Faos. En Internet, esta entidad dice llamarse ahora Arce, pero en el Registro Mercantil la empresa se llama Veirase, y se constituyó en 2008. El último nombre falso es el del llamado consultorio ginecológico Clínica Euskalduna: en su dirección hay hasta seis empresas médicas y ninguna lleva ese nombre.

No son empresas

La siguiente irregularidad consiste en no estar constituidas como empresas, por lo que difícilmente podrían recibir dinero público. Tres clínicas abortistas caen bajo este supuesto.

En Valencia, Acuario Casa de la Salud no es empresa, sino “asociación no definida”, nada menos que con fecha de 1972. Difícilmente pudo acreditarse entonces para hacer abortos.

En Asturias, Clínica Sirona es una simple comunidad de bienes de dos personas; ni es empresa ni da balances.

En Bilbao, Lasaitasuna es otra comunidad de bienes entre tres personas.

Sin balances

La siguiente irregularidad consiste en no haber presentado nunca balances, y afecta a siete clínicas abortistas: Centro Médico Valenciano, Centre Mèdic Les Corts (Barcelona), Policlínica Huelín (Málaga; además esconde que hace abortos dando al ministerio otro nombre), Clínica Ginecológica Córdoba (también hace abortos bajo otro nombre), Clínica Ginecológica Levante (da al ministerio el nombre de Ginelevel), Ginemur (Murcia) y Módulo Psicosocial Rekaldeberri (Bilbao).

Otras tres clínicas hace muchos años que no presentan balances: Centro Casanovas (Barcelona, último balance en 2003), Centro Clínico El Bosque (Madrid, 2005) y Clínica Mayrit (últimas ventas registradas en 2006).
Por último, son llamativos los balances de dos centros abortistas: Clínica Oeste (Valencia), con ventas de entre 3.000 y 5.000 euros, y Centro Médico Guadiana (Sevilla), cuyas ventas suben y bajan como el río: 14.749,20 en 2007, 128.394,04 en 2008, 43.176,39 en 2009.



Fuente: La Gaceta (www.intereconomia.com)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres